Blogia
Mis Fantasmas Favoritos

Last Man Standing


quote:
If you had one wish, what would it be?
That Heinsohn would have put me back in the game instead of Glenn McDonald in the '76 Phoenix triple-overtime game.
Steve Kuberski


Los Celtics se preparan para la prórroga en la peor de las situaciones posibles, cuando ya habían dado la victoria por conseguida (Havlicek se había quitado la camiseta para meterse en la ducha y otros jugadores se estaban cortando el esparadrapo de los tobillos) y después de verse empatados de esa manera. Paul Silas en particular estaba furioso, porque Tommy Heinsohn había rechazado su sugerencia de hacer personal en cuanto sacaran los Suns; los Celtics aún podían hacer una falta antes de entrar en bonus, pero Heinsohn había preferido no arriesgarse a que los árbitros la pitaran como acción de tiro. Después del canastón de Gar Heard, la tercera prórroga tiene una atmósfera irreal, casi onírica.



Havlicek apenas puede moverse a estas alturas, el canastón cuasi final de la segunda prórroga ha gastado las pocas reservas físicas que pudieran quedarle; sin Scott, Cowens ni Adams, el partido se reanuda como un duelo de Jo Jo White contra Ricky Sobers. Curiosamente, los Suns con su alineación más pequeña intentarán jugar cerca del aro, mientras que el quinteto de los Celtics, más alto, preferirá las suspensiones largas.

El momento definitivo llega a falta de tres minutos y medio con empate a 118 en el marcador: en la lucha por un rebote ofensivo, Paul Silas comete personal en ataque y es eliminado por seis faltas. En una decisión sorprendente, Tom Heinsohn opta por poner en cancha a Glenn McDonald en lugar de la elección obvia, que es Steve Kuberski, o incluso de Kevin Stacom. Esta decisión termina por decantar el partido: en una extraña sucesión de jugadas, McDonald y Jim Ard forman el dúo más improbable para ganar un anillo. Jimmy Ard frena en seco a los Suns con su defensa interior, capturando rebotes importantes y provocando dos pérdidas de balón que a estas alturas son difíciles de remontar; pero el auténtico espectáculo lo pone Glenn McDonald, que ataca el aro con agresividad para anotar dos canastas consecutivas, capturar un rebote defensivo con falta de los Suns, y encestar los dos tiros libres. Los seis puntos de McDonald en esta prórroga ponen a los Celtics con una ventaja de cuatro puntos faltando menos de un minuto, y el equipo de Phoenix se ve obligado a hacer falta para evitar que corra el reloj. El elegido es Jimmy Ard, ya que es el peor lanzador de tiros libres que hay en cancha (anda por el 65% -70% en su carrera), pero “Buzz” Ard mantiene la sangre fría y asegura la victoria de los Celtics con dos aciertos que ponen el 128-122 en el marcador. Se acabó.

Pero nadie se lo ha dicho a los Suns: Paul Westphal anota una canasta rápida con un escorzo imposible, y a continuación hacen presión a toda cancha; Ard logra salir de ella y le da un pase perfecto a Glenn McDonald para que anote una bandeja fácil, pero precisamente el jugador más en forma de la prórroga falla una canasta hecha, Sobers recoge el rebote y da un pase de aro a aro para que Westphal vuelva a anotar y ponga el marcador en un apretado 128-126. Pero ya no hay tiempo para más, apenas quedan un par de segundos y los Celtics sólo tienen que sacar de fondo para hacer oficial la victoria.

El partido ha terminado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres