Blogia
Mis Fantasmas Favoritos

El Campeonato Robado



Tommy Heinsohn lo ha admitido muchas veces: “we stole that one”. Los cruces parecieron seguir un camino marcado por los deseos del mismísimo Red Auerbach: en primera ronda, los impredecibles Braves de McAdoo eliminaron a los más temibles Sixers para que en segunda ronda los Celtics pudieran enfrentarse a Buffalo y no a Philadelphia, tal como deseaban (Boston estaba exento de jugar primera ronda al ser líder de conferencia); en el Oeste, los Milwaukee Bucks del MVP de esta temporada, Kareem Abdul-Jabbar, también caían en primera ronda. Los finalistas del año anterior, Washington Bullets y Golden State Warriors, eran eliminados antes de llegar a poder cruzarse con los Celtics, que tuvieron una cómoda final de conferencia frente a los Cleveland Cavaliers y se plantaron en la gran final contra los llamados “Cinderella” Suns. En pocas palabras, los rivales más peligrosos de los Celtics habían ido cayendo solos por su cuenta para dejarles los cruces más cómodos en cada ronda. A pedir de boca.

Claro que ahora había que rematar la faena ante los Phoenix Suns, también llamados “los Celtics del Oeste”. ¿Fácil? Nobody expects the Spanish Inquisition!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres