Blogia
Mis Fantasmas Favoritos

El comienzo

Es más que sabido que el Dr Naismith inventó el baloncesto para un grupo de 18 alumnos de un curso de secretariado ejecutivo en 1891, y que el juego fue un éxito instantáneo que se extendió por centros juveniles y deportivos, fundamentalmente la red de la YMCA.

Sin embargo, es menos conocido que conforme aumentó su popularidad, disminuyó su aprecio por parte de esos mismos centros: el baloncesto era un deporte de contacto y muy físico, lo que frecuentemente degeneraba en peleas, y la asistencia de público y su propia naturaleza (el "point spread") favorecieron la inmediata aparición de apostadores profesionales y demás gentuza de baja ralea.

[El "point spread" es la diferencia entre dos equipos según el corredor de apuestas, medida en puntos; así, si un equipo tiene un '+10' respecto a otro equipo y gana solamente de ocho puntos, se cuenta como victoria del equipo inferior. Eso facilita sobornar a los jugadores del equipo grande sin que éstos sientan reparos por dejarse perder: solamente tienen que ganar el partido por una diferencia menor. ¿Quién puede asegurar que ha sido soborno y no una inesperada resistencia por parte del otro equipo?]

En fin, que el ambiente de este baloncesto aún naciente se empezó a enturbiar, y los centros escolares y canchas de la YMCA pasaron de promover activamente el deporte a no autorizarlo directamente. Los aficionados se quedaron sin canchas donde jugar, si no era alquilando una pista. Pero alquilar una pista costaba dinero, y el dinero no les sobraba a los jóvenes de finales del siglo XIX.

La solución se hizo obvia: los buenos partidos de aficionados ya tenían un cierto seguimiento entre algunos jóvenes de la zona, y nada más fácil que cobrarles una pequeña cantidad nominal por asistir y con ello sufragar el alquiler de la pista. El dinero sobrante se dividía entre los capitanes de los dos equipos, que a su vez lo repartían entre los jugadores cada cual a su manera. Ya eran profesionales.

Hubo partidos "profesionales" (en los que se cobraba al público y se pagaba a los jugadores, por pequeña que fuera la cantidad) desde 1896, y ligas locales profesionales desde 1898. Todo un hito para un deporte tan joven.

De hecho, la integración racial (incompleta, desde luego) fue también temprana: en 1902 el equipo de Lowell debía enfrentarse a sus archirivales de Marlboro en la New England Basketball League, pero varios de sus jugadores estaban lesionados u ocupados en otras labores. El entrenador-propietario se había negado repetidas veces a contratar a un negro, pero la presión local para que trajera a un prometedor chico del pueblo, Harry "Bucky" Lew, acabó siendo excesiva, y lo convocó para el partido. El entrenador dejó a Bucky en el banquillo como sexto hombre, y le avisó de que se iba a ganar sus cinco dólares sin saltar a la cancha (no existían eliminados en esta época), pero una lesión tempranera de uno de los titulares trastocó sus planes. El entrenador aún intentó jugar cuatro contra cinco con tal de no sacar al negro, pero ante los abucheos del público tuvo que ceder. Lew hizo un muy buen partido, se asentó como titular y terminó teniendo una carrera de 20 años en el circuito profesional.

En los primeros años del siglo XX se produjeron los grandes avances que configuraron el baloncesto que hoy conocemos: tableros tras los aros, reglamentación del bote y autorización del tiro, eliminación por faltas, malla abierta en las canastas, líneas de pista, sustitución del salto central por saque de fondo tras anotación, etc.

Durante estos años surgieron y desaparecieron innumerables ligas locales y regionales de diferente entidad, así como ligas femeninas y "de color" (color negro, generalmente), en las que competían equipos de clubes atléticos, asociaciones deportivas y similares. A partir de 1910 surgieron los equipos de "segunda generación" y empezó a establecerse un circuito de equipos que se enfrentaban entre sí en cualquier localidad con una cancha mínimamente aceptable (por ejemplo, un granero).

El más famoso de esos primeros equipos itinerantes se llamó New York Celtics, y fue el primero en alcanzar cierta fama. Fama fugaz, ya que la Primera Guerra Mundial vino a interrumpir todo esto (con excepción de algunas competiciones de equipos negros, como los Monticello Rifles); el baloncesto profesional entró en hiato de 1914 a 1918, para volver con más fuerza en la década de los veinte.


Bucky Lew

Tras la desaparición de su equipo (y esa liga), creó su propio equipo de "barnstorming", llamado "Bucky Lew's Traveling Five", con el que anduvo dando vueltas como quince años.

Hubo otros jugadores negros en equipos blancos, los más famosos Frank "Dittola" Wilson (1907) en los Fort Plain (New York) de la Mohawk Valley League, y Hank Williams (1935), pívot en los Buffalo Bisons de la Midwest Basketball Conference. En cualquier caso, fueron muy pocos. Y algo que la NBA oculta celosamente es que antes de la fusión con la NBL (en la que hubo jugadores negros), la BAA era una liga exclusivamente blanca.

Es decir, originalmente la creación de la NBA fue un paso atrás en la integración.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

blanca perez -

saver d las inundaciones d granero
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres