Blogia
Mis Fantasmas Favoritos

Draft 1986

1ª ronda nº 7: Roy Tarpley.
2ª ronda nº 1: Mark Price.
2ª ronda nº 11: Milt Wagner.



¿Os podéis creer que aún estamos con los traspasos realizados en la temporada inaugural? Teóricamente, a Dallas debiera haber correspondido la elección nº 16 (Mo Martin, un prolífico escolta anotador en universidad al que Dou Moe llamaría “vago” y “gordo”, y que sufriría una grave lesión de rodilla su temporada rookie de la que no se recuperaría; hoy es jefe de mantenimiento en el pabellón de los Nuggets), pero esa elección había sido enviada a Denver en el traspaso de Kiki Vandeweghe, allá por el pleistoceno. En cambio, los Mavs tenían la elección nº 7 procedente de, adivina, Cleveland, del traspaso de Washington y Whitehead a cambio de Robinzine también el año inaugural.

Quizás impelido por un extraño sentido de la justicia, Dallas quiso devolver el favor a los Cavs. Los Mavericks tenían el nº 1 de segunda ronda que habían recibido de los Knicks como compensación por renunciar al derecho de tanteo sobre Pat Cummings (uno hubiera dicho que no tantear a Cummings ya conllevaba su propio premio), y con él eligieron a Mark Price, un futuro base all-star. La misma noche del draft, los Mavs enviaron a Cleveland los derechos sobre Price a cambio de una futura segunda ronda (1989, Jeff Hodge) y dinero. Probablemente, Dallas esperaba que este intercambio fuera otro timo vergonzoso, como todos los que habían realizado con Cleveland hasta la fecha (seamos sinceros, fue Stepien el que levantó la franquicia tejana), pero si recordáis el topic de los Cavs, ahora estaba Wayne Embry al mando de las operaciones de los Cavs y eventualmente este traspaso se recordaría como uno de los que sirvieron para señalar que las cosas habían cambiado.



Dallas también tenía la elección nº 11 de segunda ronda procedente del traspaso de Dirk Minniefield a Nets, con la que eligió a un Milt Wagner que no debutaría en el equipo y que haría carrera en Europa (Israel, Alemania) además de ganar un anillito en Lakers en su breve cameo NBA y luego ser el papá de DaJuan Wagner, que va camino de no llegar a igualar el currículum de su progenitor. La nº 15 (Rafael Addison) era teóricamente la de Dallas, pero la habían traspasado a cambio de Wallace Bryant años atrás, y del resto solamente cabe destacar la séptima ronda, no porque valiera un duro sino porque siempre reconforta encontrarte nombres como “Kim Cooksey” fuera del circuito porno.

Dentro de la categoría “a éste lo conozco yo” de este draft cabe destacar la abundancia de americanos que decepcionaron en la ACB, como Pete Myers, Anthony Frederick o Walter Berry, junto a otros mejor recordados como Lampley, Barlow, Johnny Rogers, Alexis, Turner, Bingenheimer o incluso Tim Kempton. El desembarco europeo se hizo más inminente con una notable presencia de grandes jugadores en el draft aunque la mayoría no llegaran a dar el salto: Petrovic, Binelli, Volkov, Tikhonenko. Finalmente, en este draft apareció el jugador con mejor nombre de la historia, Baskerville Holmes, uno de los miembros del famoso equipo de la Memphis University (con Andre Turner, Vincent Askew, William Bedford y Keith Lee) que terminó asesinando a su novia y suicidándose bajo los efectos de las drogas.

Qué quieres, fue el draft de 1986.

Altas y Bajas:

Aunque ahora se vea diferente, el gran movimiento del verano de 1986 para Dallas fue en ese momento el traspaso de Jay Vincent a los Washington Bullets a cambio de una primera ronda para 1990 (Willie Burton). Si la llegada de Perkins y Donaldson lo había empujado al banquillo, ahora la elección de Roy Tarpley más la presencia de Schrempf lo hacían prescindible. Tampoco había sido nunca uno de los favoritos de Dick Motta debido a su poca afición al trabajo, y posiblemente esto explique su rápida decadencia: justo después del traspaso se rompió un tendón de un dedo de la mano derecha que le hizo perderse media temporada y jugar el resto de forma poco sugerentes; luego tuvo un buen año en Denver, pero ya fue el último buen momento del “Big Daddy” que se retiró en 1990 entre la indiferencia generalizada.

Sin embargo, hoy resulta evidente que el traspaso principal de este verano fue Dale Ellis. Ya ha quedado claro que en un equipo construido sobre Blackman y Aguirre, un suplente de tanta calidad como Ellis era un desperdicio. Máxime cuando la llegada de Schrempf ocupó la mitad de esos minutos al ser un jugador de parecidas características (más alto y menos atlético, pero también tirador). Dale Ellis se había hartado de pedir un traspaso, y al fin lo consiguió: Dallas lo mandó a Seattle a cambio de Al Wood.



Bien, si traspasar a Dale Ellis era prácticamente inevitable, hacerlo a cambio de Wood no era obligatorio. Al Wood era un antiguo nº 4 del draft de 1981 (el de Mark Aguirre e Isiah Thomas) que había fracasado lastimosamente en Atlanta. Medio recondujo su carrera en los Clippers, lo cual debiera haber sido advertencia suficiente, y tuvo un par de años buenos en Seattle. Era el típico jugador cuya gran reputación universitaria aún le permitía tener un reconocimiento superior al de sus auténticos méritos en una cancha NBA. Se suponía que era un muy buen defensor con capacidad de anotar, pero lo que Dallas realmente consiguió es a un defensor del montón con un juego ofensivo poco eficaz y un serio problema de alcoholismo. Terminó desaparecido en el fondo del banquillo, y tras ser cortado al final de la temporada no volvió a aparecer por la NBA.

Endemientras, Dale Ellis pasó a promediar 25 puntos por partido, fue elegido “Most Improved Player” y al recoger el premio mandó un recadito diciendo que no se merecía el trofeo porque no había mejorado nada, sólo es que en Dallas no le habían dado la oportunidad de demostrar lo bueno que era. Esta misma temporada tendría esa oportunidad.

Finalmente, y después de su segundo paso por el campus de verano de Dallas, los Mavericks terminaron ofreciendo un contrato de diez días a Dennis Nutt, base blanquito de infausto recuerdo en el Real Madrid, y que realmente no era más que el clásico “underdog” que a base de trabajo, actitud y comprensión del juego se gana el aprecio del entrenador y de la grada. Convertido en algo así como la mascota de los aficionados, fue renovado para toda la temporada aunque solamente saltaba a cancha si el partido estaba ganado más allá de toda duda razonable. Como muchos otros jugadores similares, hoy es entrenador universitario (si no me equivoco, cuando recibió la llamada de George Karl para el Real Madrid, ya estaba retirado y era asistente; de su hermano, creo).


Dennis Nutt indicando “jugada macarena”.

La Plantilla

PG Derek Harper / Brad Davis
SG Rolando Blackman / Al Wood
SF Mark Aguirre / Detlef Schrempf
PF Sam Perkins / Roy Tarpley
C James Donaldson / Bill Wennington
Toalla: Uwe Blab, Dennis Nutt.

La rotación siguió el proceso de consolidación y compactación. El quinteto titular quedó ya establecido claramente, y todos sus componentes estuvieron por encima de los 2500 minutos en temporada regular. Como suplentes estaban el incombustible Davis, Schrempf y Tarpley como hombre alto. El resto tuvieron una participación entre lo escaso y lo testimonial, destacando aparte del ya comentado fiasco de Wood, el fracaso de Wennington y Blab, primeras rondas el año anterior y que esta temporada tuvieron aún menos relevancia que en su triste año rookie. Vamos a ver, Uwe Blab trabaja hoy en una empresa de informática. Un alemán trabajando en informática. Era un empollón, por amor de dios, no un jugador de baloncesto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres